Menos runners y pocos niños en las plazas durante los primeros días del aislamiento flexible

Si bien el Gobierno porteño apela a la responsabilidad individual para evitar aglomeraciones, hay un despliegue de concientizadores y restricciones vehiculares para garantizar la distancia social.

Esta semana inició una etapa más distendida del aislamiento social para detener la pandemia de Covid-19. Incluye entrenamiento deportivo individual (running, ciclismo, caminatas) y la reapertura de 900 espacios verdes enrejados que estaban inhabilitados desde marzo. Pese a la expectativa, hubo pocos deportistas y familias en las primeras jornadas de la cuarentena flexible.

Este lunes por la noche reinició la actividad deportiva. En base a la experiencia de junio, hubo restricciones vehiculares alrededor de parques públicos y se fijó una gran cantidad de concientizadores para ordenar a las personas, a fin de evitar aglomeraciones. A nivel local, en el Parque Saavedra hay un operativo que incluye a una decena de esquinas.

Según expusieron fuentes oficiales, el número de gente en parques porteños fue menor al que hubo el lunes 8 de junio, al inicio de la primera flexibilización. Para algunos, obedece a las bajas temperaturas actuales.

Quienes hagan runnig no deben llevar tapaboca, en cambio sí deben hacerlo quienes hagan caminatas o anden en bicicleta. El horario habilitado para los entrenamientos es de 18 a 10 de la mañana.

En tanto, este martes inició la reapertura escalonada de los más de 900 espacios verdes de la Ciudad de Buenos Aires, entre los que se cuentan los principales parques, plazas y plazoletas barriales. Sucedió algo similar, ya que se esperaba la concurrencia de un gran número de familias con hijos menores de edad, en coincidencia con las vacaciones de invierno. Su presencia fue menor a la esperada, según fuentes oficiales, atribuido a la probabilidad de lluvias y las bajas temperaturas.

Desde el Gobierno porteño indican: “En la primera semana los espacios permanecerán abiertos el martes 21, jueves 23, sábado 25 y el domingo 26 de julio de 10 a 18 horas. Se deberán mantener las normas de distanciamiento social. El protocolo de uso establece la segmentación de áreas que progresivamente se irá habilitando. A partir del lunes 27 las plazas y parques estarán accesibles los 7 días de la semana en el mismo horario de 10 a 18 horas. En tanto sigue vigente la necesidad de evitar los grandes desplazamientos de una comuna a otra, las familias deberán asistir a los parques y plazas más próximos a sus domicilios teniendo en cuenta que están habilitados los recorridos que no superen los 500 metros, es decir, las cinco cuadras de distancia”.

De acuerdo al protocolo, se permitirá “el acceso de los más pequeños que podrán ingresar a los parques con bicicletas, monopatín, patines y otros rodados que permitan la movilidad y disfrute de los espacios verdes”. Los patios de juegos, postas aeróbicas, mesas de ping pong y canchas o playones para hacer deportes no estarán habilitados en esta primera etapa. Según el plan de apertura progresiva, su acceso está previsto para la cuarta etapa.

“Durante esta fase, el uso recreativo de los espacios verdes de la ciudad podrá realizarse por las familias de acuerdo con las siguientes condiciones. Los menores de quince años deberán estar acompañados por sus padres o adultos a cargo. Podrán acceder y transitar por caminos, aceras y senderos. Las áreas verdes podrán ser utilizadas pero no se podrá permanecer en las mismas. Los puntos verdes, centros de tercera edad y las estaciones saludables: permanecerán cerradas”.

Para evitar el contagio no podrán llevarse a cabo reuniones o actividades grupales entre niños y/o personas que no convivan en el mismo hogar. No estarán habilitados los bebederos por lo que se recomienda llevar desde los hogares los elementos de hidratación en caso de requerirse.