1.000 libros para el Barrio Mitre: una niñez y adolescencia lectora durante la pandemia

Mariel Pujol es voluntaria e impulsora de este proyecto cultural que busca llevar un libro a cada uno de los menores que habitan esta zona de Saavedra.

Leer en la pandemia. Leer para imaginar, crear, descubrir. Leer para que el virus, el aislamiento y las dificultades no se lo coman todo alrededor. Leer como un disfrute, una alegría, un momento de libertad pese a las adversidades. Libros en el Barrio es un proyecto cultural que llega hasta la mesa de luz de sus destinatarios. “1.000 libros en el Barrio Mitre es un concepto para darle un libro a cada uno de los vecinitos y vecinitas de este barrio de Saavedra”, cuenta Mariel Pujol, voluntaria e impulsora de esta idea, concretada puerta a puerta, en diálogo con la comunidad, tanto de quienes donan como quienes reciben.

Mariel es voluntaria de apoyo escolar en el Centro Comunitario del Barrio Mitre, uno de los nodos sociales, educativos y culturales de la zona. Por la cuarentena, el Centro está cerrado. Ante esa ausencia contrapuesta a las necesidades de los niños del barrio, Mariel empezó con el proyecto.

Primero empezó a donar libros suyos, luego los de amigos y vecinos del edifico donde vive. Ahora bibliotecas y editoriales independientes, al enterarse de la propuesta, le hacen entregas.
“Me imagino a cada uno de esos libros abriéndose por primera vez esta noche, en una casa distinta, antes de dormir, leídos por mamás, abuelas, los mismo chicos y chicas”, escribe Mariel en un sentido posteo para contar que dos hermanitos recibieron sus libros.

Este y otros escritos están disponibles en la fan page Libros en el Barrio, una suerte de bitácora sobre los hogares que suman la compañía de un libro, y también una forma de arengar a la comunidad a sumarse en este proyecto, de exponer su potencial transformador.

Al comienzo, Mariel compartió con la comunidad en redes: “Entre todas las heroínas y héroes anónimos de estos tiempos pandémicos, los pibes y pibas son mis preferidos. Todas y todos en casa, sin ver compas, maestros, maestras y lejos de la plaza que su niñéz demanda. Especialmente pensamos en las niñas y niños que viven en Barrio Mitre -nuestros vecinitxs de Saavedra-, que en los pocos metros que tienen sus casas, cumplen la cuarentena como campeonas y campeones”.

“Este desafío se inicia por ellas y ellos. Llevamos repartidos unos 200 libros, pero en el Barrio viven unos 1.000 niños, niñas y adolescentes. Comprobamos, en estos poquitos días, que la llegada de un libro es recibida con emoción y esperan que volvamos con más. Que no es lo mismo ir a la olla a buscar comida, que volver de la olla con comida y un libro de sorpresa. ¿Nos ayudan a que cada piba y pibe del barrio tenga su libro? Cuentos, poesía, novelitas. Los más lindos que tengamos”, agregó.

En diálogo con Revista La Unión, cuenta sobre la dinámica en el territorio: “Empecé yendo a la olla popular que hace la murga Los Goyeneches del Barrio Mitre. Cuando ya le entregué libros a todos los niños de las familias que iban de forma asidua a la olla, empezamos a llevar libros puerta a puerta. Lo hacemos los fines de semana”. “Los libros cuando llegan los pongo en cuarentena. Luego a la hora de repartirlos tomo todas las medidas de distancia social e higiene”, describe.

En la semana, Mariel se aboca a responder mensajes de quienes tienen donaciones. “La idea es juntar mil libros, porque sabemos que, estimativamente, hay mil niños y adolescentes en el Barrio Mitre. Ese es básicamente el concepto general”.

Sobre la recepción de la comunidad a este proyecto, Mariel cuenta: “Fue super buena. Cuando empecé a ir no sabía cómo lo iban a tomar. En los hogares se interesaron un montón. Incluso hay algunos adultos que piden libros ahora”.

“Para los chicos es una novedad lo que pasa con este proyecto. Están super agradecidos. Es una linda actividad en medio de esta cuarentena”, concluye.

Para ayudar:

IG: @librosenelbarrio
WhatsApp: 11 6165 8624

Fuente: Revista La Unión