Autoridades de Estudiantes del Norte aclaran que el club no autorizó ni estaba al tanto de la actividad

Anoche, la Agencia Gubernamental de Control y Policía de la Ciudad realizaron un operativo por supuesto juego clandestino. Desde el Club destacaron que el hecho no involucra a miembros de la comisión directiva ni a socios.

Directivos del Club Estudiantes del Norte del barrio de Saavedra aclararon que la entidad no autorizó ni estaba al tanto de la actividad realizada en el club que derivó en un operativo por supuesto juego clandestino en el que intervino la Agencia Gubernamental de Control, la Policía de la Ciudad y el Ministerio Público Fiscal.

En diálogo con Saavedra Online, Gustavo Estevez explicó: “En el día de ayer el encargado del buffet se despedía del club porque decidió no continuar prestando servicios. Con ese motivo organizo una reunión con amigos para comer en el Club sin la presencia de ninguna persona de la comisión o padres del club”.

“Luego de haber comido decidieron trasladarse al primer piso de las instalaciones del club y ahí organizan las partidas de póker”, agrega Gustavo, quien destacó que ni él ni ninguno de los responsables del club estaban al tanto y que, dicho evento, “obviamente no estaba autorizado”.

“A las 22:30 se comunica conmigo la profesora de voley y me pasa con una persona del AGC BA (AGencia Gubernamental de Control), que me informa que debemos presentarnos en el Club los responsables del mismo, porque habia un procedimiento por juego clandestino”.

“El tema es en 10 años que estamos en el club, jamás hubo una inspección o visita de organismos de control en ese horario, por lo que tenemos que pensar que fue un seguimiento sobre esta gente o alguna denuncia de una persona que conocía los movimientos de esta gente”.

Estevez aclaró que “El club no tuvo imputación por juego clandestino y si fue directo el cargo sobre los participantes” y agregó que “Los oficiales al llegar no detectaron dinero en juego en las mesas (dicho por ellos) y el dinero secuestrado fue el que los jugadores tenían en sus billeteras”.

“Esto no fue algo organizado por el club, el club no es un gatito, ni un lugar de apuestas, si tiene como función dar un espacio para desarrollo deportivo a los vecinos, y hace mucho tiempo venimos remando para ponerlo en condiciones. Que la irresponsabilidad de una persona que no cumplió con sus tareas en la forma que corresponde, ensucie una institución que funciona como Centro de reunión y contención. Esperemos entiendan que es un Club de Barrio y en el mucha gente confía para dar educación deportiva a sus hijos”, concluyó Gustavo.