Cuáles son las críticas vecinales y cómo impactará el nuevo Código Urbanístico en Saavedra

Este fin de semana vecinos y agrupaciones firmaron un petitorio contra esta modificación que se discute en la Legislatura porteña.

En la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires continúa el debate por la modificación del Código Urbnaístico, que regula la construcción de edificios. Vecinos de Saavedra hacen notar que las nuevas reglas elevarán las alturas vigentes en el barrio.

Por caso, precisan que el nuevo Código permitirá construir sobre Holmberg y sobre Plaza, de avenida Congreso hasta Balbín, edificios de 24 metros u ocho pisos, cuando en la actualidad se permiten hasta tres pisos (Uso R2b1).

De modo similar, afirman que sobre Donado, desde Congreso hasta la avenida General Paz. habrá edificios de hasta 19 metros o seis pisos, cuando “hoy se permiten solo tres pisos” (Uso U).

“Sobre Plaza Alberdi, Plaza Benjamín Vicuña Mackenna Parque Saavedra y sobre García del Río Bulevard, se permitirán edificios de 24 metros u ocho pisos de altura, hoy se permiten tres pisos”. Es el uso R2b1 con alturas de 10,50 metros.

“Sobre las calles interiores del barrio se permitirán “construcciones de seis pisos de altura donde hoy la mayoría son de planta baja y un piso o tres pisos”.

Sobre las avenidas del barrio Balbín, Larralde y otras se permite “mucha más altura de la que hoy está permitida. Se pasa de 11 pisos a 14 pisos (31 metros). Sobre las cuadras del contrafrente de Balbín también se eleva la constructibilidad de cuatro o cinco pisos actuales a ocho pisos o 24 metros”, añadió el vecino Alejandro Tiscornia, quien ha participado en reuniones en el barrio y en la Legislatura sobre el nuevo Código. En la actualidad se permiten hasta 17 metros de alto (Uso R1B1).

Mientras tanto, este sábado al mediodía cientos de vecinos, representantes de organizaciones sociales y territoriales y académicos se reunieron en el Parque de los Patricios para firmar un petitorio contra el nuevo Código Urbanístico y el de Edificación. Este texto será entregado a los legisladores porteños que integran la Comisión de Planeamiento Urbano, la cual está presidida por Victoria Roldán Méndez (Vamos Juntos).

Según el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC), impulsor del encuentro, este petitorio es en “rechazo a la planificación urbana del PRO en la Ciudad y a los nuevos códigos de Edificación y Urbanísticos que se están tratando en la Legislatura porteña”.

“En la Legislatura se están tratando los proyectos de ley de Código Urbanístico y del nuevo Código de Edificación que cerrarán el ciclo de entrega de tierras públicas, privatizaciones de servicios públicos y consolidación de negocios inmobiliarios especulativos en un marco de absoluta desregulación del mercado de suelos y de alquileres en la Ciudad”, enfatizó el ODC.

Además del petitorio, los firmantes apoyaron la Carta del Derecho a la Ciudad, una propuesta ciudadana que desde hace años rechaza la especulación inmobiliaria en suelo porteño. El ODC adelantó que se la presentará en la Legislatura Porteña como un proyecto de ley.

En paralelo, vecinos de otros barriosy entidades hacen este mismo estudio para sus territorios. Por caso, la agrupación Proteger Barracas presentó notas alusivas en la mesa de entradas de la Legislatura porteña, para que lleguen a manos de integrantes de la Comisión parlamentaria de Planeamiento Urbano, a cargo de la legisladora Victoria Roldán Méndez (oficialismo Vamos Juntos).

La Comisión de Patrimonio del Consejo Consultivo Comunal 5 (Almagro y Boedo) también hace notar estos cambios, solapados en el debate general. Por caso, citan: “Salguero al 900. Según el nuevo código urbanístico que propone el gobierno de la Ciudad, en una cuadra como esta, donde hoy se puede construir hasta dos pisos, se podrá construir hasta ocho pisos. ¿Dónde está el “respeto a la Ciudad existente” que proponen?”.

Octavio Fernández, urbanista, profesor de la FADU e integrante del grupo Patrimonio Almagro Boedo, dijo en forma global: “El Código Urbanístico va a aumentar el valor del suelo y de los alquileres”.

El Instituto I Ciudad, dirigido por la arquitecta Rosa Aboy, quien también es profesora Investigadora titular de la FADU, precisa sobre el nuevo Código: “A diferencia del Código de Planeamiento Urbano vigente, no usa fórmulas matemáticas para calcular la constructibilidad de las parcelas, sino que establece alturas máximas, distinguiendo distritos de baja, media y alta densidad. Las mayores alturas estarán sobre las avenidas, donde los corredores altos tendrán 38 metros, es decir, planta baja y 11 pisos. En los distritos de media densidad la altura será 16 metros, equivalentes a planta baja y cuatro pisos, y en los de densidad baja se podrá construir planta baja y hasta dos pisos altos. Los edificios en torre se reservan para áreas específicas, sobre el Riachuelo”.

“La Ciudad de Buenos Aires muestra una extraordinaria estabilidad demográfica. El Censo de 1947 arrojaba una población de 2.981.043 habitantes. El Censo 2010 registró 2.890.151. La población se ha mantenido constante a lo largo de siete décadas. Por otra parte, en la actualidad cerca del 25% de los inmuebles está deshabitado. No se entiende, entonces, sobre qué proyecciones sociales, demográficas y económicas, se imagina una ciudad más densa, que aumentaría en millones el número de residentes”, añaden.

“El desafío del cambio normativo es el de mantener y potenciar, en el mediano plazo, el carácter identitario que la ciudad construyó a lo largo de su historia: la reunión de sofisticación y espíritu igualitario, abierto a todos quienes quieran habitarla. En ese sentido, sería conveniente incorporar un porcentaje de vivienda social en los grandes proyectos de desarrollo, al modo de algunas ciudades europeas, como recurso integrador para evitar la segregación social”, sostiene I Ciudad.

Desde el GCBA, fuentes oficiales defienden el proyecto. Por caso, el jefe de Gabinete Felipe Miguel, sostuvo que “El nuevo código urbanísitico respetará la identidad de los barrios!”. “La iniciativa es muy buena. Busca evitar las torres en barrios de casas bajas”, enfatizó el funcionario de confianza del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.