El fútbol femenino de All Boys de Saavedra entrena en el parque del barrio

Las actividades se desarrollan en “un ambiente muy lindo. Estamos muy contentos de que la actividad crezca”.

El equipo femenino de fútbol del club All Boys de Saavedra (Besares 3142) entrena desde septiembre en el Parque Saavedra los lunes y miércoles a las 20. Son jugadoras mayores de 18 años, que integran un equipo armado hace ocho años..

Además, desde mediados del año pasado la entidad fundada en 1928 sumó un equipo de fútbol femenino con jugadoras entre los seis y 15 años, que a mediados de octubre empezaron a practicar los lunes a las 17 y los miércoles a las 18 en el Parque.

“Con las mayores empezamos hace ocho años a entrenar en el club. Con la pandemia nos reinventamos. Primero, estuvimos por Zoom. Más adelante, a fines de septiembre, empezamos a entrenar en el Parque Saavedra, al aire libre, con protocolo, con todos los cuidados. La primera semana de noviembre salió el protocolo del Gobierno porteño para habilitar el club, pero vamos a seguir entrenando en el parque, para seguir al aire libre, para que se sumen más jugadoras”, dice a este medio el profesor del club Diego Shab, quien trabaja junto a los profesores Matías Corvalán (equipo de mayores) y Pablo Iglesias (equipo de menores).

Antonela Starik hace tres años juega en All Boys de Saavedra. Nos cuenta: “Juego al fútbol desde los 10 años, más o menos. Tengo 35. Siempre jugué en lo que es cancha de fútbol 11 hasta hace pocos años. Jugaba en Platense Femenino. Fui madre y entonces las responsabilidades que requería el fútbol me impidieron continuar. Así que descubrí lo que es el fútbol 5. Desde hace tres años que estoy entrenando con Diego, lo conozco desde hace muchísimos años. La verdad que tanto él como Mati son unos genios. Siempre tratan de estar con la jugadora de acompañarnos, de hacernos sentir bien. El club también es muy bueno, siempre trató de cuidar y acompañar a las jugadoras”.

“Volver a jugar al aire libre fue genial. Estábamos entrenando por Zoom, mientras no se podía ir al club. Le planeamos a Diego de ir a entrenar, aunque sea correr al parque. Él planteó hacerlo cuando las cosas estuvieran mejor con el tema permisos. Cuando surgió la oportunidad, fuimos y fue totalmente diferente. Se incorporaron más chicas, eso le da más ritmo al deporte”.

“Entrenar al aire libre en el parque no es entrenar en el club o una cancha, pero nos permite volver al fútbol, que es lo que nos apasiona”, concluye Antonela.

Sobre el equipo de menores, Diego cuenta que en cada entrenamiento se vive un “momento muy cálido” porque están presentes las familias de las nenas, les sacan fotos, las alientan”. “Estamos contentos de que la actividad cada vez es más grande”, agrega.

“Se trata de poder fomentar el fútbol femenino con esta actividad en el parque, al aire libre, también mostrando lo que hacemos”, dice Diego. “En Argentina hace 10 años ni se hablaba de fútbol femenino y hoy en día hay equipos profesionales. Las nenas nos dicen que ellas quieren ser futbolistas cuando sean grandes. No es solo una cosa de las más chicas, sino también de adolescentes y mujeres que se acercan porque nunca tocaron una pelota y quieren empezar. Que niñas y mujeres se acerquen a jugar es muy motivador y nos genera mucha alegría”, concluye Diego.

Equipo de menores:

Equipo de mayores: