El Palto y el Morero Blanco, los árboles frutales con mayor presencia en Saavedra

Hay vecinos que plantan zapallos, tomates y flores en el barrio.

Los Palteros y los Moreros Blancos son los árboles frutales con mayor presencia en el barrio de Saavedra y alrededores.

Según el mapa elaborado por la web arboladourbano.com, hay 1.453 ejemplares de palteros repartidos entre Saavedra, Belgrano y Nuñez. En tanto, hay 1.123 Moreros Blancos entre Saavedra, Nuñez, Coghlan (barrios vecinos), Monte Castro, Villa Devoto y Villa Santa Rita, en la Comuna 11.

Según el censo oficial de arbolado de la Ciudad de Buenos Aires hecho en 2018, hay más de 431.326 árboles repartidos en las veredas y plazas de los 203 kilómetros cuadrados porteños, lo que equivale a un ejemplar cada seis habitantes. Otro dato es que, de esa totalidad, 5.558 son frutales de gran variedad.

Desde el Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana porteño indicaron ante Infobae que “La Ciudad tiene un plan de arbolado que no los incluye, los frutales existentes en la Ciudad han sido plantados por los vecinos”.

A nivel local esta situación es corriente. Por ejemplo, los responsables de la casa de empanadas 42 gustos plantan guayaba, banana, zapallo, palta y distintos tipos de flores sobre la calle Plaza, junto a las vías, en la estación Luis María Saavedra y frente al local ubicado en Balbín y Holmberg.

Al respecto, Nilda contó a Saavedra Online: “Los planto para que la gente los lleve. En 2001 se llevaban mucho. Ahora cuando hacen el mantenimiento del pasto junto a las vías los han cortado, volvieron a crecer pero ya no es lo mismo”.

La mujer también contó que junto a otro vecino plantaron y mantienen varios árboles de higo y membrillos en el parque de avenida Goyeneche, entre Núñez y Jaramillo. Cerca de allí también hay ciruelos.

Sobre la calle Mariano Acha, en las inmediaciones de la Plaza Alberdi, también hay ejemplares sobre la vía pública.

Como se informó en otras ocasiones, en torno a las calles de Villa Cerini (Donado, Balbín, General Paz) los vecinos despliegan enormes jardines con flores sobre los canteros y frentes de sus casas. Esto también es una seña fundamental, que en algunos casos está acompañado de los árboles frutales mencionados.