Incautan en Saavedra más de 6,5 kilos de cocaina procedente del norte argentino

Dos personas fueron detenidas.

La Policía de la Ciudad incautó 6,563 kilogramos de cocaína de máxima pureza, procedente de La Quiaca, oculta en una camioneta interceptada en el barrio de Saavedra, y detuvo a la pareja que la transportaba.

En toda la tarea de investigación trabajaron oficiales del Departamento de Lucha contra el Crimen Organizado y de la División Operaciones Especiales requeridas por el Ministerio Público de la Policía de la Ciudad, en tanto que en la detención de la camioneta fue solicitada la colaboración de la División Perros y el Departamento Autopistas y Transporte, también de la fuerza de seguridad porteña.

“Un nuevo decomiso de droga que demuestra nuestro compromiso irrestricto contra el narcotráfico. Esta cocaína que venía del norte, sumada a los 5.000 kilos de marihuana secuestrados hace unas semanas son menos dosis en las calles”, sostuvo el secretario de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Marcelo D ́ Alessandro.


Y amplió: “Esta es droga de máxima pureza que proviene de Bolivia, cortada y rebajada según nuestros especialistas se traduce 36 mil dosis de cocaína que se venden de 1000 a 1500 pesos el gramo”.

Los perros Fares y Simón de la División Perros de la Policía de la Ciudad descubrieron los rastros de la droga en el auto, confirmándose la existencia del estupefaciente cuando el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal 4, a cargo del Dr. Ariel Lijo, secretaría 7 del Dr. Diego Arce, ordenó desarmar el vehículo.


Esta nueva incautación de droga es la continuidad de una investigación del Departamento de Lucha contra el Crimen Organizado en el marco de una causa que tuvo base en el Operativo Fondo Blanco, del año pasado, cuando se decomisaron 10,2 kilogramos de cocaína hallados entre las autopartes de un auto VW Bora.


Tras aquel hecho, durante meses se investigó quién continuaba con la provisión de cocaína en barrios de emergencia, estableciéndose que volvía a utilizarse el sistema de ocultar la droga en autos particulares para el traslado desde el norte argentino.
Con el acopio de la información el Juzgado libró los distintos oficios judiciales para intentar dar en las provincias del norte con los encargados del traslado y los vehículos utilizados, por lo cual se comisionó personal policial a distintos lugares de relevancia, estableciendo que personas a bordo de una Ford EcoSport habían viajado a La Quiaca para llevar la carga de droga a Buenos Aires.


Con el rodado en la mira, se realizó una vigilancia encubierta y luego un seguimiento escalonado durante el viaje para evitar la sospecha de los ocupantes del vehículo, un hombre de 24 años, una mujer de 22, quien llevó consigo a su hija de 4.


En la tarde del lunes, al ingresar al ejido porteño desde el Acceso Norte, personal policial, con el aporte de motos del Departamento Autopistas y Transporte, encapsuló el paso de la camioneta y ordenó al conductor detener su marcha frente a una estación de servicio de colectora General Paz, entre las avenidas Balbín y Constituyentes.


Fue el perro Fares el encomendado a revisar el auto, marcando la presencia de droga, por lo cual para hacer una revisión minuciosa se trasladó el procedimiento a la sede del Departamento Crimen Organizado en el barrio de Barracas.


Allí Fares volvió a marcar la existencia de narcóticos, y luego su compañero Simón, el otro can que intervino en la tarea, ratificó restos residuales de droga en asientos, puertas y zócalos.


Ante ello, se hizo la consulta al juzgado interviniente, que dispuso el desarme del vehículo con el objetivo de confirmar si había droga oculta.


Tras la revisión fueron hallados seis ladrillos con clorhidrato de cocaína de máxima pureza ocultos tras los paneles de las puertas traseras de la camioneta, con un peso total de 6,563 kilogramos.


El Juzgado dispuso el secuestro de la droga y la camioneta, y la detención de la pareja, por infracción a la Ley de Drogas 23.737, en tanto ordenó que la menor fuera entregada a un familiar para su custodia.