Los Goyeneches del Barrio Mitre preparan viandas y cenas solidarias: “Lo hacemos de corazón, porque hay familias que lo necesitan”

Este medio estuvo presente durante una olla popular donde se entregó comida a más de 70 familias: “Hay mucha gente que vive el día a día. Entre la pandemia y que muchos están sin trabajar se está padeciendo hambre”, dicen.

La agrupación de murga Los Goyeneches del Barrio Mitre organizan viandas y cenas solidarias para darle de comer a las familias que atraviesan problemas económicos en medio del aislamiento social obligatorio decretado para contener la pandemia de coronavirus.

Este viernes, Saavedra Online estuvo presente en la olla popular, donde se sirvió guiso con varias frutas de postre, y habló con referentes de la murga mientras ponían a calentar a leña dos barilles llenos de comida.

Alexis, el actual director de los Goyeneches, dijo a este medio: “Lo hacemos de corazón, porque hay familias que lo necesitan. Hay hambre, hay que salir adelante como sea”.

El referente de la agrupación señaló que en el barrio hay cerca de 320 casas. En las últimas noches durante las ollas han servido comida para cerca de 70 familias, algunas pequeñas y otras numerosas.

Por su parte,  el “Negro” Marcelo, uno de los bailarines e ingregrantes de esta agrupación identitaria del Barrio Mitre, dijo: “Colaboramos entre todos, un par de negocios nos dan una mano. Hay mucha gente que vive el día a día, entre la pandemia y que muchos están sin trabajar, se está padeciendo hambre. Colaboramos nosotros mismos también. Queremos que la situación vuelva a la normalidad”.

Entre varios vecinos y murgueros cuentan que la acción solidaria se dio de forma espontánea: “Vimos lo que pasaba y decidimos hacer algo”.

Mientras hablan con El portal del barrio, pican papa, zanahoria, zapallito. “El guiso lo hacemos pensando que es para nuestras propias familias, nada de algo mal hecho”, se enorgullecen.

La hora que le transmitieron a los vecinos para servir la comida es las 20.30, pero una hora antes ya hay fila, que llegará a la cuadra y pico de extensión, con los cuidados sanitarios pertienentes de tomar distancia entre personas.

En la espera, los vecinos intercambian opiniones, que giran en torno al coronavirus. Algunos relatan que hace semanas no trabajan en sus oficios (remisero, albañil, electricista) porque la cuarentena cambió la dinámica social y temen por el mediano plazo.

También había muchos jubilados que contaban su experiencia en las colas de los bancos, que este viernes atendieron a quienes no tenían tarjeta de débito. Las aglomeraciones en el espacio público fueron catastróficas en medio de ordenes estrictas para no circular.

Poco después de las 20.30 el guiso ya estaba listo y la fila empezó a moverse. Al poco tiempo las más de 70 familias ya tenían sus tuppers llenos para llevar al hogar.

El encuentro culminó con un aplauso de vecinos y murgueros. Fue un homenaje al trabajo conjunto, a la solidaridad en los momentos duros.

Adelantaron que seguirán con estas jornadas y la próxima en mente es la de este domingo, desde las 18, donde habrá torta fritas y mate cocido para la gente del Barrio Mitre.