Padres de la Escuela “Provincia de Santa Fe” denuncian que no hay espacios ni docentes para cumplir con la presencialidad total

Este 17 de febrero comenzó el ciclo lectivo 2021 en el distrito porteño.

El ciclo lectivo 2021 comenzó con una fuerte denuncia en la Escuela Nº15 del Distrito Escolar 10 de Saavedra, “Provincia de Santa Fe”. Un grupo de centenares de padres y madres autoconvocados de la institución aseguran que la Ciudad de Buenos Aires exige la presencialidad total para el dictado de clases en dicho establecimiento, pese a que no están dadas las condiciones de infraestructura y personal para cumplirlo.

Según la denuncia, la Escuela 15 recibió el protocolo que indica, que dado a su tamaño, está en condiciones de recibir a las y los alumnos durante todas las jornadas, respetando cada turno y dividiendo los grados en dos cursos de 30 chicos/as cada uno. Allí se habilita a dar clases no solo en las aulas, sino también en el espacio de música y en los gimnasios, pese a que no hay condiciones de ventilación adecuada.

De acuerdo a lo que trascendió, la conducción de la escuela situada en Pico 2689, siempre según el grupo de padres mencionado,  habría hecho un reparo al protocolo, al plantear que no era posible cumplirlo. Y envió uno nuevo, proponiendo la alternancia entre los grupos y los grados en distintos días. Sin embargo, desde el Distrito Escolar insistieron en que debe haber presencialidad total.

“Como familias autoconvocadas realizamos una carta y hoy nos comunicamos telefónicamente con el distrito. Allí nos atendieron muy mal, diciendo que la escuela era lo suficientemente grande para tener el protocolo que tiene, y que si había algo que no nos gustaba, se lo dijéramos a la directora. Y que si no nos parecía bien, nos ofrecían una vacante en otras escuelas que sí tienen protocolo de alternancia, pero que carecen de ventilación”, contó a este periódico una de las madres autoconvocadas.

“No acordamos en que deba ir la totalidad de los estudiantes, cuando en otras escuelas de jornada simple de otros distritos se está permitiendo presencialidad alternada en la asistencia. La cantidad de aulas no son suficientes para recibir a toda la matrícula de 650 alumnos/as, así como tampoco hay suficientes docentes por grado para que sean divididos y reciban la misma educación en simultáneo ambas burbujas”, plantearon en una carta dirigida la Supervisión Distrital y el Ministerio de Educación porteño.

Ante esta situación, piden que se comunique quién es la autoridad que habilitó los espacios alternativos a las aulas, y que se garantice que todos los grupos estarán a cargo de un docente titulado y no de “coordinadores ajenos a la conducción”. Asimismo, señalan que, con la modalidad actual, los niños y niñas pertenecientes a grupos de riesgo y por ello exceptuados a asistir, ven perjudicada su enseñanza debido a que los docentes tendrían ocupado todo el tiempo laboral en el dictado de clases para los alumnos que concurren a la escuela.

“Que vayan todas/os los estudiantes en simultáneo, los 5 días de la semana, incrementa el riesgo de contagio. Debería cumplirse una modalidad de alternancia por grupos, en consonancia con la situación epidemiológica”, exhortan. Hasta el momento, la misiva no tuvo respuesta de las autoridades. En esta jornada, un delegado del grupo de madres y padres autoconvocados llamó a la Supervisión de manera telefónica. Según su relato, al pedir una reunión con las familias para plantear la situación, la supervisora María Fernanda Foire les dijo que “si quieren ir a otra escuela menos días, pídanme el pase a una que esté mal ventilada y más chica”.

Este 17 de febrero asistieron los alumnos del Primer Ciclo. Para el próximo lunes está previsto que concurra la totalidad del alumnado de la escuela de Saavedra.