Jugadores de sóftbol piden la reapertura de la cancha del Parque Sarmiento

Le enviaron una carta al Gobierno porteño para que interceda en el conflicto interno que mantienen con la Asociación.

Un grupo de jugadores amateur de sóftbol elevaron un pedido al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, para que interceda para que puedan volver a utilizar la cancha que se encuentra en el Parque Sarmiento. Desde que finalizó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, no han podido retomar la actividad, a diferencia de la enorme mayoría de los deportes que se practican en el predio de Saavedra.

El conflicto es interno entre este grupo de jugadores y la ASBA (Asociación de Sóftbol de Buenos Aires). La misma tiene a su cargo la administración de la cancha, que está situada próxima al ingreso de Crisólogo Larralde del Parque Sarmiento, detrás del espacio de Fútbol 5 que tiene concesionado el exfutbolista Sebastián Battaglia.

“Actualmente la cancha de sóftbol está sin mantener, echa un desastre, con 30 centímetros de alto en el césped, porque la Ciudad no se encarga de su mantenimiento. Dicen que está a cargo de la ASBA. El problema es que ellos, para poder jugar, nos quieren obligar a afiliarnos a ellos”, explica Mario Pastori, uno de los deportistas afectados.

Este hombre, de 62 años, practica sóftbol hace más de cuatro décadas. Integra la “Liga Latinoamericana” de este deporte, conformada por 18 equipos con 25 miembros en cada uno. “El 95 por ciento de ellos son extranjeros, venezolanos, mexicanos, o colombianos. Hay muy pocos argentinos, yo de los pocos de ellos”, cuenta.

“Lo que nosotros queremos es tener como base esta cancha del Parque Sarmiento y poder jugar todo el domingo tranquilos, acá, todos los equipos, como veníamos haciendo hasta que se produjo el cambio de conducción en la ASBA”, detalla Mario. Por el contrario, lo que determina la asociación es que vayan a practicar el deporte a otra cancha.

Foto: Saavedra Online

Ante este panorama, los damnificados elevaron un pedido a Rodríguez Larreta, pidiendo su intercesión en el conflicto. “Queremos volver a la cancha, e incluso retomar la escuelita, que hicimos durante un tiempo para que aprendan los chicos y chicas. Y sino, que nos cedan algún sector del viejo driving de golf, donde podríamos hacer dos canchas”, relata el hombre.

Según Pastori, que integra el equipo “Parrilleros”, ante la imposibilidad de contar con la cancha, los jugadores terminan juntándose a jugar detrás del Club Alemán de Equitación, en Palermo, donde lo hacen en pleno parque, sin delimitaciones y entremedio de los árboles.

El pedido tuvo eco en Twitter, pero hasta ahora no ha tenido respuesta. Otros de los deportistas plantearon que no puede ser la cuestión sanitaria un argumento para impedir la actividad. “Es una práctica donde no hay contacto, y solo la conforma un equipo de entre 9 y 12 jugadores, en el que la distancia mínima de 17 metros es hasta imprescindible para practicarlo por un tema de dinamismo del juego”, detallaron allí.