Línea B de subtes: Metrodelegados levantaron molinetes en la estación Juan Manuel de Rosas

Rechazan el desafuero gremial de varios metrodelegados y la presencia asbesto en los coches. “Es un material cancerígeno, que no solo le ha costado la vida a tres trabajadores, afectó la salud de otros 60”, denuncian los empleados de la red porteña.

Trabajadores de la Línea B de subtes levaron los molinetes en la estación cabecera Juan Manuel de Rosas, en Villa Urquiza, en forma de protesta este viernes entre las 7.00 y las 10.00 de la mañana.

Rechazan el desafuero gremial de cinco metrodelegados y la presencia asbesto en los coches. Amenazan con hacer paro en el corto plazo si no hay soluciones.

Claudio Dellecarbonara, delegado de la Línea B, explicó: “Venimos reclamando hace muchos años por la presencia de asbesto, que es un material cancerígeno, que no solo le ha costado la vida a tres trabajadores, afectó la salud de otros 60 y todavía falta hacerle exámenes médicos a la mitad de los empleados, sino que también expone la salud y la vida de los pasajeros. Es un material presente en todas las líneas y todos los sectores”.

Agregó que por la pandemia los trabajadores tuvieron que “pelear para que la empresa respete los protocolos y de los materiales para resguardar nuestra salud y ahora avanzan con ataques como el intento de desafuero de cinco delegados de la línea B. Hay ocho de otras líneas y esto nos preocupa”.

“Estamos tratando de alertar a la población sobre la situación y que esto puede derivar en medidas más profundas”, advirtió ante C5N y remarcó que las ganancias de la empresa fueron millonarias – con un estimativo de $420 millones en 2020 – “mientras que los trabajadores sufrimos la pérdida de poder adquisitivo”. “Los trabajadores nos contagiamos y nos morimos en nuestro trabajo y las empresas ganan fortunas”, sostuvo.