La comunera Karina Murúa donó plasma para pacientes con COVID-19: “Soy parte de las 22.028 personas recuperadas”

La integrante de la Junta tuvo coronavirus y pasó varios días internada. En diálogo con Saavedra Online, contó que su estado de salud mejoró tras atravesar días difíciles.

La integrante por el Frente de Todos en la junta de la Comuna 12, Karina Murúa, donó plasma para que sea utilizado en pacientes con coronavirus. La extracción fue en el Quirúrgico del Callao, correspondiente a su obra social.

“Y llegó el día más importante y esperado para mi después de mis días de internación y ya con el alta porque soy parte de las 22.028 personas que al día de hoy nos hemos recuperado de COVID-19 en nuestro País y en agradecimiento a Dios y a la vida hoy doné plasma, Si lo hice porque quiero ser parte de la recuperación de otrxs, porque no le soy indiferente a los que la están luchando y por eso Dono… Porque ayer fue por mi, hoy mi donación es para quienes más lo necesiten. Realmente siento una inmensa alegría de saber que estoy ayudando a alguién o algunas personas con mi pequeño aporte!!! Seamos responsables con nosotrxs mismos y quedemos en casa. Cada día que pasa es un día menos para terminar con esta pesadilla que vivimos con esta Pandemia. Seamos solidarios y amemos la Vida… Con VIDA puedo gozar de mi LIBERTAD, sin VIDA ya no podré disfrutar de ella… SINCERAMENTE GRACIAS!!! Gracias al personal de SALUD UNION PERSONAL y a Servicio de Hemoterapia del Instituto Callao y Todos y Todas que hoy exponen su vida para salvar de de muchos!!!”, escribió en sus redes sociales Karina, quien en paralelo al COVID-19 sufrió de una neumonía biletaral, lo cual agravó la situación.

En diálogo con Saavedra Online, la referente del NEP (Nuevo Espacio de Participación) contó que al día de hoy “Estoy mejor gracias a Dios”.

Días atrás, Karina contó sobre cómo atravesó la enfermedad: “El 29 de mayo mantuve una reunión en Barracas con compañeros y funcionarios para resolver algunas cuestiones. El 2 de junio, comencé a sentirme distinta, muy cansada y caída, algo muy raro porque siempre fui muy activa y de hacer cosas. Por eso, decidí auto-aislarme, y quedarme sola en mi cuarto sin contactos. Al mismo tiempo, me confirmaron que 2 de los miembros de aquel encuentro habían dado positivo de Covid-19. Por varios días, mis hijos solo me traían la comida o algo urgente, pero no compartíamos nada. No tenía fiebre alta, pero sí dolor muscular, cansancio, y me apareció una tos cada vez más frecuente”.

En declaraciones al periodico Comuna 12, dijo que contactó a médicos de una institución de Vicente López donde le restaron importancia a la situación. Pero el lunes 8 de junio consultó a un médico de su obra social, quien activó el protocolo de COVID-19.

Entonces fue derivada a la clínica Anchorena de San Martín: “Llegué con insuficiencia respiratoria. Ahí me descubrieron un bloqueo cardíaco y una neumonía bilateral. Las primeras 72 horas fueron muy duras, realmente me sentía mal. Nunca me pusieron respirador, pero se llegó a barajar la posibilidad, me contaron los médicos”.

“”Nadie podía entenderlo. Luego concluímos que la mejor decisión había sido aislarme cuando me empecé a sentir mal. Porque la incubación la cursé ahí y eso explica que por suerte, no contagié a nadie, ni a mis hijos, ni a compañeros de nuestro comedor (“Construyendo Sueños”, en Coghlan). Esto muestra también lo desconocido de este virus. Podés ser asintomática y que el test te dé positivo. O tener los síntomas, como yo, que el test te de negativo y luego te enteres que lo tuviste por la serología. Es incontrolable”, indica.