Cuerpas Reales, Hinchas Reales: la fotógrafa Paola Olari Ugrotte retrata a fanáticas de Platense

El objetivo es formar una muestra con imágenes de 30 clubes para el 8 de marzo de 2021.

La fotógrafa Paola Olari Ugrotte participa del proyecto “Cuerpas Reales, Hinchas Reales” y se encarga de retratar a fanáticas del Club Atlético Platense. El objetivo es formar una muestra con miembros de 30 clubes para el 8 de marzo de 2021. “La intención es reflejar los verdaderos cuerpos que tenemos las mujeres y disidencias que somos fans del fútbol”, señala la autora en diálogo con Saavedra Online.

“Requiere confianza y mucha sensibilidad. Estoy muy contenta de poder encontrar esos momentos compartidos e ir logrando un conjunto de imágenes para reflejarlos”, añade la fotógrafa, quien vive en Villa Ortúzar pero durante 20 años fue vecina de Saavedra.

Sobre la imagen que ilustra esta nota, Paola, quien trabaja en medios comunitarios y estudió en la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) comenta: “Carla integra la murga «Los Elegidos del Dios Momo» y en su traje lleva bordado el escudo de Platense”.

Imágenes: @paolaolariugrotte

-¿Cómo surge esta idea #CuerpasRealesHinchasReales?
-El proyecto fue elaborado por la colega Erica Voget que en 2019 realizó un ensayo sobre las hinchas de Gimnasia y Esgrima de La Plata en el marco del día de la mujer.

Como hubo mucho entusiasmo de otros clubes con la idea este año convocó a unas 30 fotógrafas de distintas partes del país y Latinoamérica para que realicemos nuestro ensayo con los colores que elegimos, y así entre todas formar una muestra más amplia para el 8 de marzo de 2021.

-¿Cuál es la motivación?
-La intención es reflejar los verdaderos cuerpos que tenemos las mujeres y disidencias que somos fans del fútbol. La tele y la publicidad solo muestran modelos o vedetes super producidas en las tribunas. Sin embargo, todo tipo de contexturas físicas, edades, pieles, estilos, etc existen entre la hinchada femenina. Así que lo que queremos mostrar es esa fuerza, esa diversidad y esas historias de vida que escasamente se retratan.

-¿Cuál es el panorama que se ve en el mundo del fútbol que dispara esta acción?
-Vamos ganando protagonismo, con una actitud feminista, no solo en la participación activa en las actividades sociales de los clubes (que desde siempre existió) sino en las comisiones de género que elaboran protocolos ante casos de violencia y sobre todo en la profesionalización del futbol femenino, que aunque reciente, demuestra que siempre estuvimos adentro y afuera de la cancha.

-¿Cómo es realizarlo con la participación de hinchas de Platense?
-Es un gran desafío y una experiencia hermosa. Yo me hice hincha del Calamar cuando me mudé al barrio de adolescente. Ese sentimiento de amor por el lugar, por la historia y por qué no el sufrimiento que nos acompaña me cautivó. Ahora en cada sesión voy conociendo una nueva historia, relacionada en general con la familia, con el amor y también con el propio camino de reconocimiento como mujeres o disidencias. Posar no es tan fácil como parece. Requiere confianza y mucha sensibilidad. Estoy muy contenta de poder encontrar esos momentos compartidos e ir logrando un conjunto de imágenes para reflejarlos.

-Has subido algunas fotos del proyecto en tu Facebook, ¿Cómo viene siendo la experiencia?

-En realidad voy subiendo algunas fotos que hago con el celular, como backstage, luego de realizar la foto con la cámara. Todavía la edición de las tomas esta en proceso y la selección final será del equipo del proyecto. La experiencia viene siendo super rica, me siento muy cómoda y me abren la puerta de cada hogar con mucho compromiso y generosidad.

-¿Mucha gente se puso en contacto? ¿Qué es lo que te transmiten?

-Si, estoy recibiendo muchos mensajes para participar y eso me encanta. Evidentemente hay ganas de demostrar esa hinchada calamar. En general hay mucho orgullo por los colores y alguna anécdota hermosa para contar. Mi idea es poder tener distintas edades, historias y estilos por eso voy acotando cuando ya tengo por ejemplo cubierto el rango de edad. Las que más me cuesta contactar son las mayores, en parte porque no están tanto en las redes, pero siendo un club centenario estoy segura que hay muchas hinchas históricas para incluir en mi trabajo. También busco personajes particulares, mujeres luchadoras, mujeres sobrevivientes, personas con cuerpos fuera de la norma social esperada. Eso enriquece el proyecto y visibiliza la esencia que queremos transmitir.

-¿Qué te gustaría que genere este trabajo fotográfico una vez culminado?
-Me gustaría que nos podamos sentir parte. Que sepamos que nuestro aliento es importante. Que nuestros cuerpos son el testimonio de lo que vivimos y lo que queremos lograr.

-¿Cuándo empezaste a sacar fotos?
-Desde chica hago fotos, tuve algunas cámaras compactas de plástico o pedía prestada la de mi papá. Pero cuando cumplí 21 años me regalaron una Pentax K1000 que es una clásica réflex de rollo y comencé a fotografiar con más cuidado e intención.

-¿Hubo algún hecho concreto donde descubriste que te gustaba?
-Creo que gustar me gustó siempre, me encargaba de custodiar los álbumes de fotos familiares en una caja, clasificaba, revisaba. También coleccionaba imágenes de las revistas y algunos fascículos que venían con el diario. En un viaje de servicio scout a Corrientes sentí la necesidad de registrar lo que veía y me di cuenta que necesitaba otro instrumento. Luego, teniendo ya la cámara comprobé que lo que más me gustaba era el fotoperiodismo durante la noche del 19 de diciembre de 2001. No me dejaron ir a la plaza por miedo a la represión, pero paradójicamente fue la primera cobertura que hice en mi vida, sentada desde el sillón hasta la madrugada pensaba cada foto que podría haber hecho.

-¿Cuáles fueron tus primeras influencias?
-Sin dudas lo clásico, Cartier Bresson y toda la Agencia Magnum. Luego fui descubriendo a Marcos López, Adriana Lestido y toda la fotografía callejera por mi cuenta.

– ¿Cuáles son las actuales?
-Ahora conozco muchxs fotógrafxs por las redes sociales. Hay tantas miradas inspiradoras y creativas que no me alcanzaría para nombrar a toda la lista. De lxs más concidxs me gusta el trabajo de María Cristina Rodero, Vivian Maier, Graciela Iturbide, Robert Doisneau, Elliott Erwitt, Daine Arbus y Garry Winogrand. También estoy siguiendo a documentalistas actuales latinoamericanxs como Francisco Mata Rosas, Victor Zea, Koral Carballo, Isadora Romero y Johis Alarcón.

-¿Cómo fue la experiencia de estudiar en ARGRA?
-Muy interesante. Tiene un perfil de oficio super claro la escuela. Lxs docentes trabajan o trabajaron en los medios así que además de la teoría te transmiten toda la práctica en forma directa.

-¿Cómo ha sido tu experiencia de trabajar en medios cooperativos?
Mucho del periodismo esta migrando hacia esa forma de organización en estos tiempos. Mas que nada porque los medios hegemónicos despiden a lxs fotógrafxs de planta y se manejan con lxs freelance para abaratar los costos. Entonces la autogestión surge como una necesidad, no solo económica sino también para garantizar estándares de calidad e investigación. Por supuesto requiere un gran esfuerzo cotidiano, pero vale la pena. Yo formo parte de la Cooperativa de trabajo Imago Agencia desde 2013.

-¿Qué rescatas de esta forma de organización?
Rescato el compañerismo, la construcción de visiones colectivas y críticas, pero sobre todo la sensación de autonomía.

-¿Estás trabajando en algún otro proyecto con respecto a fotografía o documental?
Si, en varios en realidad, pero el más importante lo tengo suspendido por la pandemia. Vengo realizando entrevistas a mujeres adultas mayores sobre la vivencia de la vejez y la resignificación que ese concepto tiene en la actual generación que pudo llegar a experimentar tantos avances tecnológicos, culturales y científicos que han modificado la expectativa y calidad de vida.