Conectate con Saavedra Online

El Barrio

El Museo Histórico de Buenos Aires Cornelio Saavedra cumple hoy 99 años

En la actualidad depende del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. “Nacido del generoso aporte de un coleccionista, las sucesivas e invalorables donaciones y el trabajo de muchos hombres y mujeres que lo hicieron posible a lo largo de estos noventa y nueve años como una contribución a nuestra historia y nuestra cultura”, destacan sus autoridades.

Publicado

el

El Museo Histórico de Buenos Aires Cornelio Saavedra, ubicado en Crisólogo Larralde 6309,  cumple 99 años de existencia este martes 6 de octubre.  En la actualidad, depende del Ministerio de Cultura porteño.

Su área de Extensión Educativa, en el marco de este aniversario, elaboró una nota alusiva: “Todo hombre es un coleccionista, y al término de su vida dejará sus muchas o pocas cosas en otras manos; quizá, libros, algún escrito, fotos, grabaciones, en fin, eso ocurre y no podemos ser sin esas cosas. Es verdad, también, que algunos persiguen ese propósito voluntariamente y, por ejemplo, legan una colección. ¿Por qué lo hacen? ¿Qué buscan con eso? Preguntas que sólo ellos pueden contestar. Reunir objetos de valor dice un misterioso anhelo de posesión que roza lo infantil, el niño que junta en un baúl juguetes, libros, talismanes. En todo caso, y dejando de lado el aspecto especulador de muchos, sospechamos que detrás de un coleccionista se oculta un hombre sensible, alguien que decide cuidar un tesoro o una memoria y que, llegado el momento, abre la mano y lo cede a otros. Habría algo de esto en ese hombre llamado Ricardo Zemborain que devino uno de los mayores coleccionistas de nuestro medio, un filántropo gracias al cual hoy existe el Museo Saavedra”.

“Nace en Buenos Aires, en 1872, hijo de una familia antigua y que un día comprende esa vocación adquiriendo piezas de valor de la colección de Andrés Lamas, vinculado al dueño de una casa destinada a ser, con el tiempo, la sede definitiva de esa misma colección. Cruces de una trama feliz para la memoria de nuestra cultura y que empieza a gestarse cuando decide legar ese patrimonio antes de su fallecimiento en 1912. El proyecto se pone en marcha un 6 de octubre de 1921, actualmente, día de los museos de la ciudad. Por un lado, entonces, este primer Museo Municipal, sus actividades, sus locales en el centro de la ciudad; por otro, la historia de una familia y una casa relacionada con esa colección en un barrio periférico”.

“La errancia del museo decide el proyecto de destinar un local definitivo, una sede, y la tendrá bajo el nombre del presidente de la Primera Junta, es decir, Cornelio Saavedra, tío de Luis María, dueño de esa casa, casco de su chacra de cuatrocientas hectáreas. ¿Una chacra? Sí, una chacra con hacienda, animales de corral y de pedigree, caballos de pura sangre y percherones de tiro para los coches de su servicio de pompas fúnebres, ubicado cerca de la iglesia de la Piedad”.

“En 1870 se empieza a construir la casa, notable casona de estilo neo-renacentista de catorce habitaciones y un jardín con fuente, palmeras, eucaliptos, plátanos y muchas de las especies que aún sobreviven en el actual Parque José María Paz que rodea al museo, arcano testigo de los así llamados campos porteños. De la casa y la chacra hay fotografías que autorizan esta expresión, a pocos años de las aventuras referidas por Leopoldo Marechal en su novela Adán Buenosayres, esas andanzas iniciáticas junto a sus compañeros martinfierristas, las tertulias en esa otra casa de los Lange y los misteriosos ombúes que aún hoy disimulan sus entradas y sus mundos”.

“Y viene al caso recordar, además, que en 1913 el Parque Saavedra será enaltecido con torreones, puentes levadizos sobre el arroyo Medrano, un molino holandés y un lago, de cuyo registro da cuenta el libro de uno de sus vecinos: Edmundo Rivero que, niño, conoció la emoción del mágico solar. En fin, un barrio que crece en el suburbio y, poco a poco, se irá integrando al plano de la ciudad pujante, aunque conservando su vocación de llanura que mira al campo desde la copa de sus árboles, sus pájaros y su historia. Por ahí también se prodigaron los sueños del héroe de Bioy Casares y de otros escritores y artistas –como Spilimbergo, por ejemplo-, que habitaron este rincón de la ciudad con un barrio popular que, en sus calles, hoy los nombra con orgullo”.

“Luis María Saavedra, padre de una numerosa familia, fallece en 1900, y la casa, años después de la muerte de su esposa, queda sujeta a expropiación. Aquí se aceleran los tiempos de ese ajuste de museo, colección, barrio y casa tras un designio común: la sede definitiva. A tal fin, se decide modificar la propiedad respetando su planta original pero cambiando el estilo. Se utilizará material de demolición para las aberturas, las rejas –algunas históricas-, las tejas musleras, los azulejos Pas de Calais; las columnas corintias simplificarán su dibujo, las balaustradas darán lugar a las tejas y las líneas de la fachada adoptaran las formas sencillas de la arquitectura neocolonial. El patio de la glicina, de callada frescura, seguirá en pie confortando con sombra provinciana la tarea de los empleados, las visitas y las muchas escuelas”.

“El museo abre, entonces, sus puertas en 1942, y con el correr del tiempo añadirá las ampliaciones requeridas por diversas e importantes donaciones. Se pone en valor la antigua casa de té -apartada de las salas, aunque de idéntico estilo- que desde los sesenta fue también lugar de muestras hasta que la separación de una reserva, permitió destinarla sólo a oficinas con su entrada de rejas, patio y aljibe compartida con la Biblioteca Municipal homónima”.

“Emplazado en los bordes de la ciudad, su patrimonio abarca un período rico de nuestra historia, la del siglo XIX, sobre todo. La historia, no obstante, atiende los asuntos del presente aunque su materia sean hechos u objetos del pasado, y la posibilidad que brinda la colección es pensar el arraigo y lo propio. Hoy más que nunca la deriva técnica de la época nos invade con sus méritos, pero también con sus peligros. La casa común es la Tierra, la región, el país, la ciudad, el barrio, nuestras propias casas, y uno de esos peligros es la uniformidad, capaz de esparcir olvido e indiferencia. La memoria de un museo es el centinela de la casa. ¡Cuántas exposiciones, actos, cursos, conferencias, escuelas, se fueron sucediendo a lo largo del tiempo! Y todo gracias al aporte de cada Dirección, de los técnicos restauradores, los investigadores, la extensión cultural y la prensa, la incansable labor de los guías, la docencia, la biblioteca, el mantenimiento de cada día y la atenta administración”.

“Que sea esta memoria suelta de datos y nombres -pero que incluye y respeta a todos-, el comienzo de una víspera que, aún signada por una pandemia, permita la justa conmemoración de un siglo de museo, el museo histórico de la ciudad, el Museo Saavedra, nacido del generoso aporte de un coleccionista, las sucesivas e invalorables donaciones y el trabajo de muchos hombres y mujeres que lo hicieron posible a lo largo de estos noventa y nueve años como una contribución a nuestra historia y nuestra cultura”.

Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app

El Barrio

Nuevo horario de la pista de ciclismo del Parque Sarmiento: cierra una hora más tarde

La extensión había sido acordada entre el Gobierno porteño y los ciclistas que impulsaron la construcción del circuito. El mismo fue inaugurado el 9 de abril y tiene un costo de $530 por persona.

Publicado

el

📸 Saavedra Online

La Secretaría de Deportes de la Ciudad de Buenos Aires informó que la pista de ciclismo del Parque Sarmiento cuenta con un nuevo horario, ya que sigue abriendo a las 9 y ahora cerrará a las 20, una hora más tarde.

Así lo comunicó la cartera porteña, responsable del pulmón verde del barrio de Saavedra, a través de sus redes sociales.

Como había informado Saavedra Online, la pista abrió sin actos oficiales en la tarde del 9 de abril. Usarla tiene un costo de $530 por persona.

Estos primeros días se pudo rodar entre las 9 y las 19, pero entre el Gobierno porteño y los ciclistas que impulsaron la construcción habían hablado de extender el horario, ya entrada la noche.

Cómo es la pista

Con un recorrido de 3,2 kilómetros, el circuito ubicado en el barrio de Saavedra, en la Comuna 12, será el más extenso en la Ciudad de Buenos Aires.

Es de uso exclusivo para ciclistas, cuenta con dos carriles de un metro en cada costado para la circulación en diferentes velocidades.

Está cercada para evitar el cruce de peatones y tendrá iluminación.

Además, tiene dos puentes que atraviesan las entradas de los vehículos sobre las avenidas Ricardo Balbín y Triunvirato, los cuales representan “dificultades” de exigencia deportiva, según destacó el campeón olímpico Walter Pérez en una presentación de las obras, realizada tiempo atrás para el Gobierno porteño.

Más datos sobre cómo utilizar la pista

El Gobierno porteño informó que el ingreso a la pista se realizará por el acceso principal al Parque Sarmiento, ubicado sobre la Avenida Dr. Ricardo Balbín, y sólo se requerirá para su utilización el pago de la entrada general al parque, que hoy, según el tarifario, es de 530 pesos.

La nueva pista, exclusiva para bicicletas (no se podrá ni correr ni caminar sobre el trazado), tiene tres carriles: un carril lento a la derecha, para velocidades entre 15 y 25 km/h, un carril central entre 25 y 35 km/h y el carril rápido a la izquierda, para velocidades superiores a los 35 km/h.

Es obligatoria la utilización de casco y está prohibido circular con auriculares y/o teléfonos celulares. Los menores de 16 años o aquellos ciclistas que circulen a una velocidad menos a los 15 km/h deberán circular por los circuitos internos del parque.

Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app
Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app
Continuar leyendo

El Barrio

El GCBA licita obras en la Escuela Primaria Común Nº 14 y Jardín de Infantes Común Nº 10 D.E. 10

Ya preadjudicaron la obra, que tendrá una inversión de $ 806.261.209.

Publicado

el

El Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires realizará trabajos de refacciones en la Escuela Primaria Común Nº 14 y Jardín de Infantes Común Nº 10 D.E. 10, Comuna 12, sito en la calle Roque Pérez 3545, en el límite entre Coghlan y Saavedra.

Así lo informa la  Licitación Obra Pública / Rectificación N° 96/DGAR/23 publicada hoy en el Boletín Oficial porteño.

Allí se explica que la Dirección General de Administración de Recursos del Ministerio de Educación decidió preadjudicar la obra a Somolinos Construcciones SRL. El monto del contrato es de $ 806.261.209.

El 22 de abril vence el periodo de impugnación a esta preadjudicación. Al poco tiempo debiera iniciar el proceso para comenzar los trabajos de mejoras edilicias.

 

Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app
Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app
Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app
Continuar leyendo

El Barrio

Segunda día de protestas por falta total de luz y filtraciones en el Jardín Picasso y la Primaria Santa Fe de Saavedra

La comunidad educativa informó que los estudiantes tuvieron clase en un sum.

Publicado

el

El edificio escolar de Pico y Vidal, en el que funcionan Jardín Pablo Picasso y la Escuela Primaria Común N° 15 Provincia de Santa Fe, este martes estaba completamente sin luz y las clases se debían dar en el SUM. Por este motivo, la comunidad educativa este martes pasado el mediodía realizará una protesta en la puerta del establecimiento educativo de Saavedra. Exigen la reparación de las filtraciones que causan los desperfectos eléctricos, situación que se padece hace más de un mes. Es el segundo día consecutivo de manifestaciones organizadas por las familias de los estudiantes.

El lunes había luz solo en tres aulas y este martes ya no había en ningún sector. Por lo tanto, hubo clases en el SUM. Además, se mencionó que “la planta alta está inhabilitada” por la presencia de charcos de agua.

Este lunes al mediodía, las familias se pronunciaron en repudio al robo de equipos electrónicos sufrido durante la madrugada del domingo, como informó Saavedra Online. Además, la cooperadora describió la situación como un “naufragio educativo” y sumó la problemática sobre las filtraciones, que dañan el tendido eléctrico. Esto generó cortes de luz totales y parciales y obligó a suspender las clases en varias ocasiones.

Por este último motivo, el martes iniciará a las 12.45 una nueva protesta por los problemas en la infraestructura que tienen a oscuras la mayor parte del edificio.

“Más allá de declaraciones de intenciones, necesitamos respuestas concretas, definitivas”, comentaron a Saavedra integrantes de la cooperadora durante la manifestación del lunes.

Hace más de un mes que están así. Las familias lo atribuyen a rajaduras en los techos, por las cuales se filtra agua que termina por dañar el tendido eléctrico.

La comunidad educativa reconoce que los docentes y dirección “están haciendo todo lo que pueden en este contexto tan adverso”, por lo cual reclaman soluciones concretas por parte de las autoridades del Ministerio de Educación porteño.

Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app
Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app
Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app
Si te gustó esta nota...
Invitame un café en cafecito.app
Continuar leyendo

Apoyanos con tu donación ❤️

Invitanos un café en cafecito.app

Publicidad
Enviá tu carta a [email protected]

Contador de visitas: contador de visitas

Publicidad

Más leídas