Natacha Jaitt fue arrestada en la Comisaría Vecinal 12 C y pasará la noche en la alcaidía de Saavedra

La mediática quedó imputada por “por atentado y resistencia a la autoridad”. Ya había sido declarada en rebeldía por no presentarse a declarar en otra causa, y agredió a efectivos policiales cuando la notificaron sobre esa situación.

Natacha Jaitt fue detenida este martes en la Comisaría Vecinal 12 de la calle Juramento y Mariano Acha, en Villa Urquiza, por presunto atentado y resistencia a la autoridad, según la acusación del fiscal Maximiliano Vence, a cargo de la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas N° 8.

La mediática sufrió una crisis nerviosa, por lo que debió ser trasladada por personal del SAME al Hospital Pirovano. Según dispuso la Justicia, quedará alojada en la alcaidía de la Comuna 12, en la esquina de Ramallo y Goyeneche del barrio de Saavedra, al menos hasta mañana, cuando será llevada a prestar declaración en un causa iniciada por la periodista Mercedes Ninci por supuestas amenzas, en la que Jaitt fue declarada en rebeldía tras no presentarse en más de ocho oportunidades en las que fue citada a comparecer por el fiscal.

Mediante un comunicado, el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires informó que “la señora Jaitt había sido declarado en rebeldía por el juez Ricardo Baldomar, titular del Juzgado Penal Contravencional y de Faltas N 18, quien ordenó una consigna policial en el domicilio de la señora Jaitt ya que en más de 8 ocasiones fue llamada a declarar en la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas N 40 y nunca concurrió”. “Compareció un abogado que dijo que ser el defensor de Jaitt pero eso nunca pudo ser comprobado por el fiscal”, explica el parte oficial.

Se trata de una causa iniciada el 5 de abril de 2018 por supuestas amenazas en redes sociales a la periodista Mercedes Ninci.

“Ante la no concurrencia de Jaitt, el fiscal Matías Michienzi -a cargo de esa causa- solicitó al juez Baldomar que declaré a Jaitt en rebeldía. El magistrado hizo lugar a la medida y ordenó una consigna policial en el domicilio de la señora Jaitt a los fines de llevar a cabo un comparendo por la fuerza publica”, detalla el comunicado.

En el domicilio de Jaitt se constituyo un oficial de Policía para aguardar el arribo de la imputada, que llegó cerca de las 13:30 y “quien mediando insultos hacia el efectivo y haciendo caso omiso a la orden, lo empujo e ingresó a su domicilio”.

“Posteriormente salió a la puerta y comenzó a filmar con una tablet al efectivo policial insultando y amenazándolo”, agrega el informe.

Más tarde, Jaitt se hizo presente en la Comisaría Vecinal 12C junto con su hermano Ulises a fin de realizar ella una denuncia penal por lesiones contra el efectivo policial.

A los pocos minutos, llegaron al lugar miembros de la brigada de investigaciones de la Comisaría Comunal 12, quienes le notificaron que debían llevarla por la fuerza a sede judicial.

“Ante ello, la imputada se alteró y comenzó a insultar al personal policial que se encontraba en el interior, negándose a permanecer e intentando retirarse. Esto fue impedido por un oficial femenino a quien Jaitt sin mediar palabra le propino golpe, provocándole lesiones en su rostro”.

“Atento ello, personal femenino inmovilizo a la imputada efectuándose la consulta correspondiente por Atentado y Resistencia a la Autoridad al titular de la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas N 8 a cargo del fiscal Maximiliano Vence, quien dispuso las medidas de rigor y asistencia de SAME”.

El móvil del SAME diagnostico a la imputada una crisis nerviosa, trasladándola al hospital Pirovano para su evaluación.

Jaitt será trasladada a la alcaidía de la Comuna 12 desde donde mañana será traslada a la Unidad Fiscal Zona Norte donde declarara por el Atentado y Resistencia y luego lo hará en la causa de origen, se informó desde el Ministerio Público.

En tanto, desde las redes sociales, Ulises Jaitt denunció que a su hermana “le inyectaron calmantes por los golpes recibidos de parte de policías hombres y mujeres de la comisaría 37 en un cuarto donde fui echado para que yo no vea nada. Ella gritaba del dolor de los golpes esposada”, relató.