Amplio operativo por un escape de gas en Villa Pueyrredón: 5 personas internadas

El hecho se dio este viernes por la noche.

Un escape de gas en una manzana de Villa Pueyrredón provocó un amplio operativo en la noche de este viernes 4 de junio. Intervinieron en el mismo el SAME, Bomberos y Policía de la Ciudad. Como saldo final del hecho, 5 personas fueron internadas, y una de ellas permanece en grave estado.

El escape se dio en Carlos A. López al 3200, esquina Cuenca, pasadas las 19 horas. Se trató de una importante pérdida de monóxido de carbono, lo que derivó en el rápido armado de un operativo especial, que incluyó el corte de la calle. 5 personas debieron ser trasladadas al Hospital Zubizarreta de Villa Devoto, uno de ellos, en estado de inconciencia.

El resto de los vecinos de la cuadra fueron evacuados por prevención. Una médica y una policía que formaron parte del operativo de rescate debieron ser asistidas tras descompensarse mientras prestaban sus tareas. Desde la cuenta de Twitter “Emergencias BA” compartieron un breve video mostrando algunos segundos del rescate de uno de los intoxicados.

El escape de monóxido de carbono en los hogares es una grave complicación que acompaña a las viviendas en el período invernal. Contribuyen para ello dos factores: por un lado, las bajas temperaturas que provocan que permanezcan cerradas las ventanas o puertas al exterior, evitando la ventilación de las casas. Sumado a ello, la presencia de estufas o equipos de calefacción que presentan fallas en su combustión, emitiendo monóxido de carbono, una sustancia tóxica para el ser humano.

Se lo llama la “muerte dulce”, dado que el ingreso de este gas a la sangre se va haciendo de manera paulatina, dejando a las personas afectadas con dolor de cabeza, náuseas, somnolencia y confusión, con poca capacidad de reacción. Minutos después, se vuelve letal.

Se estima que cerca de 200 personas al año mueren en Argentina por este asunto. En su protocolo, el SAME recomienda algunas acciones para evitar correr riesgo al respecto. Entre ellas, no dormir con estufas prendidas, verificar que no estén obstruidos los conductores o rejillas de ventilación, contar con un espacio por el que se renueve el aire, revisar una vez por año por un gasista matriculado todo tipo de estufas, catalíticas, pantallas infrarrojas y salidas al exterior de aparatos calefactores, evitar el uso de braseros o estufas a querosén y no usar hornallas y/o el horno para calefaccionarse.