Con resultados dispares, reabrieron las peluquerías de Saavedra: “Vamos de a poco”

El Gobierno porteño permitió que la actividad retorne, con estrictos protocolos sanitarios. Fue clave la difusión en redes sociales para convocar a los clientes.

Este miércoles retomaron su actividad las peluquerías del barrio de Saavedra y también en toda la Ciudad de Buenos Aires. Estaban cerradas desde fines de marzo como parte del aislamiento social para contener la pandemia de Covid-19.

Vuelven a funcionar, en le horario de 11 a 21, con estrictos protocolos sanitarios. El tapabocas, en todo momento. Aparte, se establece que solo se podrá atender con turno previo. “En caso de que surgiera la necesidad de espera, el cliente deberá permanecer fuera del local hasta encontrarse en condiciones de ser atendido”, dice la normativa porteña oficial sobre cómo proceder. “Se deberá respetar la distancia de 15 metros cuadrados de espacio para atención entre la ubicación de cliente y cliente, no debiéndose atender con más de una persona a cada cliente”.

El protocolo también también recomienda: “identificar, preguntar y registrar al personal que ingresa al establecimiento si posee algunos de los síntomas indicados para el COVID-19; se sugiere, en la medida de lo posible, controlar la temperatura de los trabajadores previo a la entrada al establecimiento, la cual debe ser menor de 37.5ºC”.

“Se deberá mantener el ambiente laboral bien ventilado. Limpiar todas las superficies de trabajo con agua y detergente, y desinfectar las mismas con solución con lavandina al 10% (10 ml de lavandina de uso doméstico en 1 litro de agua) o alcohol al 70%. Puede utilizarse un envase con pulverizador. Los lugares de trabajo deben mantenerse en condiciones de higiene y desinfección”, agregan.

Las experiencias, en medio de todos estos cuidados, son dispares, según recolectó testimonios este medio. Un factor clave fue la difusión a través de distintos canales de comunicación, como redes sociales.

Una de las que estuvo más al tanto de comentar su trabajo en redes sociales logró tener lleno el turno de la tarde. “Esa franja logramos que estuviera completa, la verdad que bien”.

“Los turnos son re distanciados”, agregan y esto se debe a que el protocolo de forma correcta lleva bastante tiempo. Es poca la clientela que puede pasar por una jornada laboral en este contexto.

Otros peluqueros consultados coincidieron. Un trabajador contó que toma un turno por hora, para repartir entre el corte propiamente dicho y el tiempo para sanitizar el local. Cuando se trata de trabajos de color, el turno se extiende a dos horas.

También hubo quienes vivieron una jornada con poca clientela. “Hoy fue muy flojo, pero bueno, esperemos que sea de a poco”, indicó uno de los trabajadores a este portal luego de culminar su primera jornada tras estar sin poder trabajar desde marzo. Detalló que que durante todo el miércoles llegó a atender a un máximo de dos personas.

El sector laboral de los peluqueros estaba en estado de alerta ante el inminente cierre de varias peluquerías y a fines de junio logró una reunión con el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, para transmitirle sus inquietudes y la necesidad de reabrir con protocolos sanitarios. Sin embargo en ese momento no hubo acuerdo, ante el crecimiento de casos que obligaron a hacer una cuarentena estricta.

Entre el 1 y el 17 de julio se aislamiento fue igual al de marzo, solo con actividades esenciales. En adelante, desde el día 20 el Gobierno porteño implementa un plan “Integral y Gradual de Puesta en Marcha de la Ciudad” que ubicó a los peluqueros entre los primeros en estar habilitados para regresar a la actividad.