CORREPI repudió el “asesinato policial por la espalda” de Juan Ghergo y la represión en Barrio Mitre

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) incluyó el caso del vecino de Saavedra en un documento llamado “Siete días, siete asesinatos policiales”.

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) se refirió este miércoles al asesinato del vecino del Barrio Mitre Juan Francisco Ghergo, a manos de un policía de la Ciudad de civil en el marco de un presunto intento de robo que está en investigación. También se condenó la posterior represión a sus familiares.

La mención a lo ocurrido este lunes en el Pasaje Ortiz de Zárate se enmarca en la difusión de un comunicado titulado “Siete días, siete asesinatos policiales“. “Termina una semana en la que siete asesinatos cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad, con distintas modalidades, confirman que aumentar el despliegue de las fuerzas en las calles no puede ser parte de la solución a la situación sanitaria. Por el contrario, es la presencia policial en las calles y barrios la que nos pone en peligro”, manifestaron sobre el panorama.

A la hora de hablar del caso puntual de Saavedra, reconstruyen: “Hasta donde sabemos-, el lunes 31 por la noche, en el barrio porteño de Saavedra, Juan Francisco Ghergo (29) fue asesinado por un oficial de la policía de la Ciudad de un disparo en la espalda. Inicialmente, el Ministerio de Justicia y Seguridad de CABA, a cargo de Diego Santilli, intentó instalar la versión del policía, naturalmente un intento de robo, y la propia fuerza aseguró que el disparo había sido por el pecho producto de un “tiroteo”. Lo cierto, según las pericias realizadas por la Policía Federal, es que el disparo ingresó por la “región escapular derecha”. Es decir, por la espalda”.

Sumaron: “Enteradxs de la noticia, familiares y amigxs de Juan, que estaba desocupado luego de haber trabajado para la cooperativa del Barrio Mitre donde vivía, se acercaron al lugar donde todavía estaba tirado su cuerpo y fueron reprimidos por la policía de la Ciudad con disparos de balas de goma. La causa está a cargo de la jueza Elizabeth Alejandra Paisan y del fiscal José Campagnoli, que era conocido en los `90, junto a sus colegas Norberto Quantín y Pablo Lanusse como “Los Centauros”, por tener cabeza de fiscal y cuerpo de patrullero. Naturalmente no se tomaron medidas respecto del policía, que está en libertad”.

Para concluir, en CORREPI reflexionan: “Cuando trascienden hechos como estos siete, muchxs caen en la tendenciosa reflexión propiciada por la forma en que los medios hegemónicos los abordan: “algo habrán hecho”. Un prejuicio que reconoce paralelismo con el “por algo será” instalado por la dictadura, que omite la elemental consideración de que, al menos legalmente y gracias a la lucha constante de quienes salimos a las calles cada vez que se intenta avasallar nuestros derechos, no existe la pena de muerte en nuestro país. Ni a punta de pistola, ni en un patrullero o una comisaría. En nuestro Informe de la Situación Represiva Nacional 2020, advertimos que el gatillo fácil y las muertes en lugares de detención representan el 91,24% de los asesinatos en manos del aparato represivo estatal en el último año (25,06% y 66,18%, respectivamente)”.