Jurassic Park en Saavedra de la mano de Bravante, un emprendimiento de vecinos que recrea fósiles y dinosaurios en tamaño real

Una ferretería familiar de Roque Pérez 4730 devino en taller con vitrina de exhibición. A futuro, pospandemia, sus miembros planean hacer un negocio – museo y realizar charlas en escuelas. Se dedican a la venta online y pedidos personalizados.

Bravanate: Dinosaurios y mundo natural es un proyecto de paleo arte que recrea fósiles, animales y dinosaurios en tamaño real o a escala. Está a cargo de vecinos de Saavedra, nace desde el conocimiento científico y la pasión por estos ancestros majestuosos.

El local – museo de Bravante está ubicado en Roque Pérez 4730, con vitrina a la calle. El fin de semana pasado pusieron en exhibición sobre la vereda un dinosaurio de cuatro metros de altura para el disfrute de los vecinos.

Se trata de Blue, un velociraptor aparecido en Jurassic World (2015). “Venían las familias y se sacaban fotos, fue muy emocionante ver cómo disfrutaban”, cuentan los paeoartistas a este medio. “Esta pieza se hizo para el dueño de una juguetería, por la cuarentena todavía no lo retiró, así que vamos a volver a exhibirlo, los días y horarios los vamos a anunciar por redes sociales”, adelantaron.

Javier Sesarini es vecino de Saavedra, licenciado en Ciencias Biólogas orientado en Paleontología (UBA). Trabaja en paleo arte y es docente en la Escuela N° 4 DE N°19 de Nueva Pompeya y en el Instituto La Salette (Roque Pérez 4334).

Ante este medio cuenta que desde chico le apasionaban los dinosaurios. Se dedica al paleo arte desde hace 12 años, al trabajar con José Luis Gómez, referente de esta rama artística. Trabajan en Paleorama, un proyecto que consiste en muestras itinerantes.

“Tenemos un montón de piezas como esqueletos, reconstrucción de dinosaurios, un animatronic de un giganotosaurus de 15 metros. En general los clientes son municipalidades de distintas localidades”.

Javier cuenta: “En estos tiempos de cuarentena, en nuestra casa de la calle Roque Pérez armamos un anexo de Paleorama que bautizamos Bravante. Empezamos a hacer venta online de réplicas, pedidos de dinosaurios a escala real. Tengo espacio para hacer una pequeña vidriera porque este inmueble era la ferretería de mis abuelos”.

Los miembros de Paleorama proyectan que a futuro este lugar se convierta en un negocio – museo: “Pensamos en montar todo para que los clientes vengan a ver y comprar. Hay espacio suficiente para exponer muchos de los trabajos que ya hicimos. Por el momento tenemos la vitrina y hacemos venta online”.

Romina Méndez Furlano, junto a Matias Bauer, es parte del equipo de Bravante y también vive en esta casa de Roque Pérez. Es comunicadora social y profesora de cine, desde donde hace su aporte a la iniciativa. Destaca que proyectos de este tipo sirven como canales educativos novedosos y también conectan a las generaciones (padres e hijos) mediante el gusto y amor por los dinosaurios.

“Estuvimos en la última Argentina Comic Con (convención de historietas y género fantástico en Costa Salguero, de las más importantes del país y la región) de diciembre con nuestro propio puesto, donde había réplicas de fósiles”, cuenta ante este medio.

“Llevamos a Leopoldo, nuestro animatronic de 15 metros. Fue furor. Las gusto mucho a las personas que pasaban”, se enorgullece.

Romina agrega que Paleorama ofrece hacer charlas y presentaciones en colegios e instituciones educativas: “Se trata de una mini muestra donde llevamos algunas piezas de tamaño real, cráneos; damos charlas sobre dinosaurios argentinos; mostramos videos de paleontología”.

Este proyecto que combina ciencia y arte está dando sus primeros pasos. En el barrio de Saavedra ya ha tenido buena recepción con la muestra del dinosaurio Blue. Ojalá que, pospanedmia mediante, esta iniciativa crezca y llegue a cientos de escuelas, exposiciones y vitrinas de fanáticos.