Felipe Miguel: “Gobierno, sindicatos, docentes y familias estamos trabajando para volver al aula de la manera más cuidada posible”

El jefe de Gabinete porteño habló del inicio del ciclo lectivo presencial en medio de la polémica por el fallo del juez Gallardo.

El jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, defendió hoy el trabajo coordinado entre funcionarios y educadores para garantizar el inicio del ciclo lectivo 2021 de forma presencial.

En redes sociales, el referente del Poder Ejecutivo porteño dijo: “Empezar las clases en CABA es una prioridad y un objetivo de todos. Gobierno, sindicatos, docentes y familias estamos trabajando para volver al aula de la manera más cuidada posible. No vamos a aflojar”.

Esta es una respuesta pública al juez Roberto Gallardo, quien el martes ordenó una audiencia online con la presencia obligatoria de los ministros porteños de Salud, Fernán Quirós, y Educación, Soledad Acuña.

La reunión era para que las autoridades de la CABA dieran cuenta de los protocolos a implementar en el ciclo lectivo. Debían puntualizar en el esquema de testeos y vacunación para trabajadores docentes y no docentes.

La de Gallardo es una respuesta judicial ante un amparo presentado por un referente del sindicato SUTECBA. Aclaró que no pretende impedir el inicio de las clases presenciales.

Este miércoles Quirós le contestó de forma pública al magistrado: “Si no hay escolaridad presencial, el daño es irreparable”. “El juez lo que está pidiendo es una estrategia de testeo y a mí me parece que es muy apropiado dialogar sobre la estratégica de testeo de los docentes y nosotros estamos dispuesto a darle el detalle”, agregó.

Por su parte, Acuña expuso ante Infobae: “Lo tomamos como un actor más que pide información. Ya tenemos previstos todos los procesos sobre los cuales nos está preguntando, vinculado a los docentes y a los testeos. Las dudas del juez son certezas que ya hemos dado. Todos los protocolos fueron diseñados por especialistas del Ministerio y se trabajaron y mejoraron con los actores de la comunidad, como son los sindicatos, los docentes y las familias”.

“No hay ninguna razón jurídica para suspender la presencialidad. Sí sabemos el daño enorme que se les puede producir a los chicos si no hay escuela. Realmente no sabemos cuáles serían los motivos para avanzar con una suspensión de clases. Así como nos han pedido información los sindicatos y legisladores de distintos bloques, estamos muy tranquilos con el proceso que hemos realizado y estamos convencidos de que el 17 vamos a estar con los chicos en las aulas”, agregó.