Con El Bululú y Maestra Normal, comienza la temporada de teatro en el Centro Cultural 25 de Mayo

Habrá funciones durante febrero y marzo. Las entradas se adquieren por Alternativa Teatral.

En febrero inicia la temporada de teatro presencial en el Centro Cultural 25 de Mayo del barrio de Villa Urquiza (Triunvirato 4444). Estarán en cartel las obras El Bulubú de Osqui Guzmán y Maestra Normal de Juan Pablo Geretto.

Sobre el Bulubú, habrá funciones los domingos a las 20.30 durante febrero y marzo. “Capacidad limitada. Protocolo Sanitario. Entradas a la venta por Alternativa Teatral”, señalan en el centro cultural.

Agregan: “El Bululú. Antología Endiablada se construye sobre una hipótesis: el teatro es una máquina de coser memoria. En esta obra, que algunos han calificado como un biodrama, el actor argentino Osqui Guzmán cuenta cómo por una confusión se inscribió en la Escuela Nacional de Arte Dramático, se hizo actor y conoció el mundo del teatro. Como la mayoría de los residentes bolivianos en Argentina, Osqui Guzman se dedicó a la costura junto a su familia. Cuando comenzaba a dar sus primeros pasos en el teatro llegó a sus manos un disco de El Bululú de José Maria Vilches, un actor español radicado en Argentina, que lo marcó para siempre”.

“Otra vez aparece la con-fusión: los textos del siglo de oro español se fusionan con el oro que los conquistadores se llevaron de Bolivia. Es el oro cultural que atraviesa el tiempo y que solo la memoria rescata. En este rescate que hace la memoria, el actor recupera el trabajo de otro actor, que quedo grabado en la memoria de los espectadores que lo gozaron. Acude asi a su “oficio de costurero” cosiendo los retazos de una historia que necesitaba recuperarse”.

Además, los sábados 6, 13, 20 y 27 de febrero a las 21 se presentará el unipersonal Maestra Normal de Juan Pablo Geretto. “Capacidad limitada. Protocolo Sanitario. Entradas a la venta por Alternativa Teatral”, expone el centro cultural.

Sobre la obra, dicen: “Se desarrolla en uno de los ambientes que quedarán para bien o para mal (o ambos), fijados como recuerdo perenne de nuestra niñez: EL ACTO DEL COLEGIO de una escuela pública. Como no podía ser de otra manera, la conducción de tan importante evento es protagonizada por una docente. En el desarrollo del acto y el relato hacia padres, alumnos y pares, va desovillando nuestra propia madeja de recuerdos de escuela, de alumnos y maestros. Un espectáculo donde el humor y el amor se combinan para realizar una cálida devolución a quienes nos guiaron desde los primeros pasos”.