Mónica Carbonell, vecina y pintora, exhibe su trabajo en una confitería del barrio: “El arte sana”

Reside en Saavedra hace más de 35 años, se formó en el Instituto De Bellas Artes Manuel Belgrano y participó en exposiciones nacionales e internacionales. “El arte sana y salva”, le dice a Saavedra Online.

Es como ir al museo o la galería de arte, pero en una confitería del barrio. La cafetería y “gelatería” 9 de Julio (Balbín 3826), abierta hace poco, exhibe en sus muros las obras creadas por la vecina, tallerista y artista plástica Mónica Carbonell.

“Me alegro y agradezco mucho a la cafetería que quisiera exhibir mis obras, así me pueden conocer más en el barrio, concurrir al taller y disfrutar del arte que sana y salva”, dice la artista en diálogo con Saavedra Online.

Mónica vive hace hace 35 años en Saavedra y “desde siempre” amó el dibujo y la pintura. “Me atrae mucho el color y el poder combinar formas y figuras”, define.

Al hablar sobre su estilo y los temas recurrentes en su obra, señala: “Lo fui desarrollando poco a poco. Primero fueron flores, después, figura humana femenina, luego la combinación de ambas. Me gustan mucho las transparencias y que la obra transmita algún mensaje”.

Nos cuenta que estudió en el Instituto de Bellas Artes Manuel Belgrano del barrio de Barracas y también se recibió de maestra normal nacional. “Seguí perfeccionándome con maestros argentinos y extranjeros”, agrega y comenta que en todos estos años ha participado en convenciones de pintura a nivel local y en el exterior.

“Tuve muy buenas experiencias ya que me invitan permanentemente”, indica. Por caso, hace poco sus obras fueron expuestas en la MS ART Gallery de San Pedro (California). En 2017 sus cuadros estuvieron en el Museo de Arte Latinoamericano (MOLAA) de Long Beach. Ambos se ubican en Estados Unidos.

Sobre qué disfruta más de la pintura, Mónica reflexiona: “Me gusta todo, el proceso previo donde uno crea la obra, el armado de la paleta de color que vaya a usar, aunque en el proceso se pueden ir variando algunas cosa”.

Además de crear obras, esta vecina de Saavedra hace más de 30 años dicta clases de pintura en las técnicas óleo, acrílico, pastel tiza, óleo acuarelado: “Disfruto de poder compartir mis conocimientos,que acreciento día a día”.

“Ver cómo mis alumnos crecen y gozan de sus progresos. La pedagogía y la didáctica me ayuda mucho para poder transmitirlos”, precisa sobre como su experiencia la ayuda en el desafío de la enseñanza.

Por último, la vecina nos habla sobre lo que más disfruta del barrio de Saavedra: “El Parque, su aroma a tilos. Su gente solidaria”.