Conectate con nosotros

Cartas de lectores

Quejas por malos tratos del personal veterinario de la Ciudad en Saavedra

Carta de la lectora Paula Blejman.

Publicado

el

Foto: GCBA

Esto que escribo, lo hago recién ahora ya que todos estos días priorice atender a mi gata que se llama Shanti.

Quiero comenzar contando que el pasado 26 de octubre voy junto a mi gata de 8 meses al puesto de atención veterinaria ubicado en la plaza de Crisologo Larralde y Machain, barrio de Saavedra, donde la revisan para una posible castración.

Me recibe una chica, no se si era la veterinaria ya que al ver que mi gata se había puesto inquieta al tratar de revisarla me dijo que la iba a atender la veterinaria que estaba atendiendo a otra mascota en la mesada de al lado, al llenar los datos y darme las indicaciones sobre ayuno, cuello o camiseta quirúrgica, pone en la parte superior de la planilla “Agresiva”, lo cual en ese momento aún con enojo ya que no es así mi gata pero el stress la puso inquieta, lo deje pasar quedando pautada la castración para el sábado 2 de noviembre a las 10.

Llega el día, llegamos media hora antes, se me acerca a mi y a otras dos señoras cuyas mascotas serían castradas en el mismo horario una “veterinaria” si así se la puede llamar, con una planilla de autorización para la castración y de muy mal modo dice “¿la pesó?”, las otras señoras respondieron afirmativamente, pero a mi no se me había dado dicha indicación.

Siguiendo con mala forma me dice que no puede ser, que me lo dijeron en la planilla dada el sábado anterior y como no creía en mi palabra, me pide, siguiendo con el mal modo, la planilla que me entregaron el sábado anterior, donde ¡en ningún lugar decía que tenía que pesarla!

La señorita, continuando con el mal modo, pone que mi gata pesa 3kg, al escuchar dicho peso y sabiendo que eso sería para la cantidad de anestesia le digo que no, que pesa menos, 2,500 o 2,600kg.

Por otra parte, a una de las señoras que su gatita maullaba, y como cualquiera que tiene una mascota en su familia, trata de consolarla y darle calma, a lo cual esta “veterinaria” en modo de cargada le dice “ya te va a contestar”.

Quiero aclarar que frente a este maltrato le pregunto cordialmente como se llamaba, me responde Caren. Me llaman para el turno, entro a la camioneta, y esta “veterinaria” me solicita que de vuelta a mi gata con la cabeza para adentro en el canil y que la saque sujeta de arriba, yo nunca la agarro así, no se cómo, yo siempre le hago upita desde el dia que la adopté con 45 días. Al decirle que no sabía cómo, esta persona me dice contundentemente “le estoy explicando”!… En eso se da vuelta la chica que estaba el día de la revisación y al verme dice “ahhhh, la agresiva”, a lo cual le pedí que no la llame así.

Interviene la tercer veterinaria y me dice “yo te ayudo”. Al sacarla, esta Caren la acuesta “apretándola” con su brazo y me solicita que agarre la cabeza de mi gata que lloraba mal. Y esta Caren, no puedo decir lo que siento, pero de manera brutal le clava la inyección como si fuera una espada, literal. La tuve que dejar llorando y me baje llorando al ver la brutalidad con que la trató. Me la dieron a la hora, con el efecto de la anestesia aún. Asustada.

Los dos primeros días fueron difíciles, estaba muy caída, no quería comer ni tomar agua.

El día martes 5 de noviembre nos damos cuenta que la herida estaba absolutamente abierta, desde ese día hasta ahora, esta con controles veterinarios cada 3 días, con antibióticos y curaciones.

Con las otras dos señoras quedamos en contacto y nos dimos cuenta que a las tres gatitas les paso lo mismo, tanto como la mala atención y que a las tres se les abrió la herida, esto no es normal.

Quiero dejar en claro que esto que cuento no puede volver a pasar a ninguna otra mascota ni a ningún otro dueño de la misma, no puedo permitir ningún tipo de maltrato.

La “veterinaria” pertenece a la Agencia de Protección Ambiental del Ministerio de Ambiente y Espacio Público GCBA, tal como indica su sello.

Espero una respuesta de las autoridades de Atención Veterinaria BA ya que este servicio por ser gratuito y de servicio a la comunidad, no debe tener ninguna situación de maltrato ni mala atención.

Apoyanos con tu donación
Invitame un café en cafecito.app
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Enviá tu carta a [email protected]
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más leídas