Ciudad quiere volver a clases en espacios abiertos

La CABA elevó a Presidencia un protocolo para que, desde el 28 de septiembre, haya apoyo escolar y talleres de lectura en plazas o calles situadas en torno a los establecimientos.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó ante el Ministerio de Educación de la Nación un nuevo protocolo para el “retorno a la presencialidad” de los estudiantes porteños (de primaria y secundaria) mediante clases en lugares abiertos. La CABA propone que desde el 28 de septiembre haya clases de apoyo escolar y talleres de lectura en el espacio público como plazas barriales o calles situadas en el entorno de los establecimientos.

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, dijo: “Analizaremos la propuesta y les daremos una respuesta. Lo que quedamos es no dar ninguna respuesta formal hasta que tengamos la reunión con ambos ministros de salud, eso es lo que hemos sostenido en esta reunión con la ministra Acuña”.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, dijo que la propuesta “busca reconstruir el vínculo social y afectivo de esos chicos y chicas con los establecimientos educativos”: “La idea es empezar con un grupo pequeño para que los niños retomen la habitualidad de ir a la escuela en el lugar que elijan las familias, la plaza más cercana, por lo que el tema del transporte seria sencillo”.

El apoyo escolar será para los más de 6.500 estudiantes que perdieron el contacto con sus docentes y escuelas. Se podrán sumar “a demanda” los de gestión privada.

Según el protocolo presentado, habrá actividad entre las 9 a las 12 en una plaza a designar por barrio, con grupos de hasta 10 personas -ocho alumnos y dos adultos-, que deberán usar barbijos y alcohol en gel, dos veces por semana, a cargo de docentes socioeducativos, narradores y promotores de lectura y con la articulación con las áreas de Atención Ciudadana, Espacio Público, Transporte y Cultura, consigna Télam.

El plan busca “generar un espacio de socialización, encuentro y aprendizaje comunitario para estudiantes del último año del nivel secundario”, es decir los quintos y sextos, mediante la utilización “del mobiliario de la escuela en la calle”.

Se pensaron talleres de lectura para alumnos de primer grado de ambas gestiones (privada y pública). Son quienes “poseen menor grado de autonomía para el aprendizaje y requieren de mayor acompañamiento para reforzar el proceso de aprendizaje”, evaluaron desde el ministerio porteño.

Para el nivel secundario, los primeros en retomar la actividad escolar bajo esta modalidad serán los estudiantes de los últimos años (quinto y sexto) mediante la utilización “del mobiliario de la escuela en la calle”. Para este nivel, la propuesta abarca a 170 escuelas de nivel medio de gestión estatal, con una frecuencia también de dos veces por semana, en el horario de 10 a 12.

Se plantea la conformación de espacios evaluativos para estudiantes del nivel superior y de formación profesional en condiciones de recibirse para que puedan rendir exámenes prácticos finales.